Conoce nuestros
servicios Mafersa

  • La manera más eficaz para TRATAR Y PROTEGER LA MADERA que está en el exterior es la aplicación de lasures.
    Al contrario que el barniz, que forma una película sobre la madera, el lasur la penetra profundamente, a poro abierto. Esto permite que la madera respire, manteniendo el equilibrio necesario entre la humedad de la propia madera y la del ambiente en que se encuentra.
    Eso hace que la madera esté protegida y mantenga al máximo su aspecto natural, resaltando sus vetas.
    Los lasures, incorporan funguicidas e insecticidas para la prevención de carcomas, hongos o termitas.
    Son repelentes al agua y ofrecen una alta resistencia a los rayos UV.
    Para una ÓPTIMA APLICACIÓN DEL PRODUCTO, ofrecemos el servicio de lasurado, tanto para vigas, frisos, tablas y tarima.
    Para ello disponemos de impregnadoras de última generación.
    Utilizamos siempre lasures al agua, respetuosos con el medio ambiente y cumpliendo la normativa vigente.

  • Una RESPUESTA COMPLETA PARA CADA EXIGENCIA de trabajo. Cortamos tableros de aglomerado, plastificados, MDF, contrachapados, fenólicos, de pino macizo, hidrófugo, rechapados.
    Algunas características:
    – Programa informático para optimización de despieces.
    – Precisión en el corte

  • Cantear un tablero significa pegarle en el canto una cinta o una moldura para tapar el aglomerado que queda visto al realizarle el corte. Mafersa dispone de una moderna máquina para dar este servicio a sus clientes. Nuestra máquina de canteado de tableros permite obtener BORDES SIN IMPERFECCIONES.

  • Mafersa dispone de la sierra de cinta “Dario” para ofrecer el servicio de cabeceado de vigas y pontones, tanto como para todo tipo de piezas que requieran cortes curvos. Gracias a su brazo articulado, la sierra se desplaza con gran facilidad, logrando formas irregulares en cualquier parte de la pieza.
    DATOS TECNICOS SIERRA DE CINTA “DARIO”:
    – Ancho del corte 650mm.
    – Altura del corte 370mm.

  • El uso de la madera inadecuadamente elaborada ha sido uno de los principales factores por los que este material ha sido desplazado por otros menos nobles. Por ello, actualmente, para proteger la madera contra riegos IV y V,  la sometemos a un TRATAMIENTO DE AUTOCLAVE, que confiere a ésta gran durabilidad y persistencia al protegerla frente a los principales agentes destructores: hongos, insectos, humedad, radiación solar, etc.
    El proceso empleado en el autoclave ejerce un vacío que permite extraer el aire del poro en la madera para después introducir a presión un producto protector a base de sales hidrosolubles, hasta conseguir que la penetración sea profunda. Una vez concluido el proceso se realiza un vacío final para extraer el líquido sobrante y evitar exudados futuros del producto protector.
    La DURABILIDAD DE LA MADERA, incluso la de la más resistente, no impide por sí sola el deterioro causado por agentes bióticos o atmosféricos.
    Las pérdidas económicas se cifran en gran número de millones de euros, además de los peligros derivados de la falta de resistencia mecánica, causada por el ataque de insectos a la madera de sustentación puesta en obra, tal como pilares, vigas, soliverías, etc…
    La podredumbre de la madera sin tratar se debe a varias causas:
    – Absorción de humedad del trabajo de ladrillo que la rodea.
    – Penetración de agua a través de grietas o ampollas de la capa de pintura, barniz, etc.
    Estas circunstancias pueden evitarse con el adecuado tratamiento mediante autoclave.

SUSCRÍBETE A
NUESTRO BOLETÍN

Abrir chat
¡Hola! ¿Necesitas ayuda?