FacebookGoogleEmail

tratamiento

TRATAMIENTO DE AUTOCLAVE

El uso de la madera inadecuadamente elaborada ha sido uno de los principales factores por los que este material ha sido desplazado por otros menos nobles. Por ello, actualmente, para proteger la madera contra riegos IV yV,  la sometemos a un tratamiento de autoclave, que confiere a ésta gran durabilidad y persistencia al protegerla frente a los principales agentes destructores: hongos, insectos, humedad, radiación solar, etc.

El proceso empleado en el autoclave ejerce un vacío que permite extraer el aire del poro en la madera para después introducir a presión un producto protector a base de sales hidrosolubles, hasta conseguir que la penetración sea profunda. Una vez concluido el proceso se realiza un vacío final para extraer el líquido sobrante y evitar exudados futuros del producto protector.
La durabilidad de la madera, incluso la de la más resistente, no impide por sí sola el deterioro causado por agentes bióticos o atmosféricos.

Las pérdidas económicas se cifran engran número de millones de euros, además de los peligros derivados de la falta de resistencia mecánica, causada por el ataque de insectos a la madera de sustentación puesta en obra, tal como pilares, vigas, soliverías, etc…

La podredumbre de la madera sin tratar se debe a varias causas:
– Absorción de humedad del trabajo de ladrillo que la rodea.
– Penetración de agua a través de grietas o ampollas de la capa de pintura, barniz, etc.
Estas circunstancias pueden evitarse con el adecuado tratamiento mediante autoclave.

 tratamiento-autoclave

boton_info